Las de Olano salvan virtualmente la temporada.

Volver
18/02/2008
TENERIFE AGUERE
Cyndi Valentin (39), Fannie Vandesteene (8), Dácil Melián (4), Kristina Cernaviciute (-), Tamara Pérez (6) --equipo inicial--, Alex Cutas (10), Mari Luz Ferrando (4), Sabina Burguera (3), Paula Franco (-), Verónica Pérez (-) y Cristiana Cutas (-).

EXPOFINQUES TANIT EIVISSA
Cecilia Fernández (5), Anne Clavier (10), Daniella Hutcheson (24), Itxaso Mallaviabarrena (4), Jezabel Ohanian (7) --equipo inicial--, Rosa María Barranco (-),Tamara Insagurbe (4), Leticia Pérez (4) y M.Mari (-).

ÁRBITROS
Ricardo Santana y Jonay del Castillo. Eliminaron por los locales a Cristiana Cutas (31’); y por las visitantes a Itxaso Mallaviabarrena (39’).

PARCIALES
17-9, 39-27 --descanso--, 47-43 y 74-58.

INCIDENCIAS
Pabellón Insular Santiago Martín. Ante unos 150 espectadores.

El Tenerife Aguere tuvo que recurrir al estado de forma genial de Cyndi Valentin para doblegar al colista y obtener una victoria que prácticamente le da la permanencia en los nueve partidos que le restan hasta final de curso.

Expofinques tendría que ganar cinco de esos encuentros y las moradas tropezar en todos para pensar en la fatalidad. El grupo de Olano toma aire por fin y ahora podrá pensar en jugar sin tantos condicionantes.

El partido de este sábado se resume en una nueva exhibición de la base portorriqueña. Cyndi Valentin, como en el último derbi ante el Uni, se echó a su equipo a la espalda para darle ritmo primero y oxígeno cuando peor se puso la cosa. Las moradas fueron tan incapaces de romper el partido a poco que se demostró que el grupo de Boswell no daba para más, como manejaron una renta cómoda hasta el descanso. Todo ello con puntos desde todas las posiciones de Valentin y con la fuerza de ánimo y el trabajo oscuro pero brillante de Dácil Melián.

El colista tuvo, no obstante, sus opciones. Olano rotó el banquillo en el tercer cuarto y los problemas de faltas y la poca disposición de alguna de las suyas dieron aire al rival. Tanit llegó a estar sólo dos abajo (47-45), pero ahí surgió la frialdad de la rumana Alex Cutas y de la belga Vandesteene para firmar un 7-0 que devolvió el choque al tránsito inicial.

El último cuarto fue un quiero y no puedo del equipo pitiuso, que para entonces ya no tenía en Hutcheson a la pívot letal que sacó de quicio y del partido a Cernaviciute. Valentin volvió a tomar el mando, el balón circuló en sus manos y se dedicó a recibir faltas para irse al tiro libre y completar una estadística escandalosa: 39 puntos, ocho rebotes, siete recuperaciones y 51 de valoración.