El Tenerife Rural desperdicia una buena ventaja y cae ante el Alerta Cantabria.

Volver
08/03/2008

Una canasta sobre la bocina de Haynes, determinante

 

TENERIFE RURAL              64       (25+15+18+06)

ALERTA CANTABRIA        66       (18+14+21+13)

 

TENERIFE RURAL

Edu Sánchez (5), Barbour (22), Iván Rodríguez (6), Lewis (2), Lambropoulos (8) – equipo inicial – Julio González (5), Websman (2), Francisco Sánchez (3), Llompart (8), Waita (-), Albert (3).

 

ALERTA CANTABRIA

Saunders (13), Guillén (14), Larragán (7), Poves (6), Haynes (15) – equipo inicial – Camps (8), Esteban Martínez (-), Txomin López (2), Johnson (1)

 

ÁRBITROS

Germán Morales y López Martínez.

 

PARCIALES

25-18, 40-32 –descanso--; 58-53 y 64-66.

 

INCIDENCIAS

Pabellón Insular Santiago Martín. 2000 espectadores.

 

El Alerta Cantabria consiguió una gran victoria en su visita al terreno de juego del Tenerife Rural (64-66) en un encuentro intenso en el que los cántabros fueron de menos a más y en el que consiguieron doblegar a un equipo a priori superior. La victoria le da un balón de oxígeno a los visitantes para salir de la delicada situación clasificatoria por la que pasan.

 

El conjunto cántabro afrontaba una visita ciertamente complicada en una de las pistas de mayor presión por parte de los aficionados de la Liga LEB y ante un equipo que lucha por mantenerse dentro de las ocho primeras posiciones de la clasificación. Situación contraria es la del Alerta, el equipo visitante era consciente de que de no comenzar a ganar con cierta asiduidad lo podría tener complicado para mantener la categoría en lo que resta de competición.

 

El Alerta Cantabria comenzó muy fuerte sobre la pista, tratando de sorprender a los insulares desde el primer minuto de juego con una dura defensa, gran ritmo y mucho presión sobre la pista. La teórica superioridad local se vio contrarrestada por la actuación de Saunders. Eso le permitió ponerse por delante en el marcador (10-14, minuto 6), no obstante, a partir de ese momento, en el que se marcó la máxima diferencia a favor del equipo peninsular, fue el Tenerife Rural el que asumió los mandos del partido, lo que le permitió darle la vuelta al resultado y cerrar el primer cuarto del encuentro con una máxima renta a favor de 25-18.

 

El equipo tinerfeño fue creciendo bajo la batuta de Edu Sánchez  y el equipo cántabro se fue precipitando en el tiro y los locales fueron abriendo cada más brecha en el tanteador. El Tenerife se marchó en el marcador definitivo y los continuos errores dieron vía libre a los locales con una ventaja de más de diez puntos. Llompart era el jugador más destacado en este tramo del partido. Por parte del Cantabria, Camps intentaba poner orden, pero combinaba grandes acciones con errores no forzados. El marcador era de 36-23, cuando el técnico visitante, Israel González, se vio obligado a pedir un tiempo muerto. El equipo cántabro reaccionó defendiendo con más intensidad y cerró el lanzamiento exterior del cuadro local. Al descanso, habían recuperado cinco de los trece puntos de desventaja dejando el marcador en un 40-32.

 

Barbour fue el protagonista en la reanudación del encuentro, había estado discreto en la primera mitad del partido y, no obstante, al inicio del tercer cuarto, dos triples suyos permitieron al Tenerife Rural mantener su ventaja sin excesivos apuros. Después llegó el momento loco del partido: dos tiros libres para Llompart más otros dos por falta técnica de Sounders.

 

El Tenerife Rural se dejó ir y el Alerta Cantabria volvió a recortar la renta y se volvió a meter de lleno en el partido con todo por decidir en los últimos diez minutos. Un triple nada más iniciarse el ultimo cuarto y un triple de Haynes ponía el marcador 85-87. O despertaba el Tenerife Rural o se le ponía muy complicado el partido. Era el momento de ponerse las pilas ante la gran respuesta que esta dando un Alerta que había dado por perdido el partido. Jesús Poves anotó el triple con el que se equipo se ponía por delante e instalaba el nerviosismo en el plantel y en los espectadores tinerfeños.

 

Desconcertante la manera de complicarse un partido encarrilado por parte de los insulares. Sendos triples fallados por los dos equipos dejaban inalterable el marcador (64-64) a falta de la última posesión para el Alerta. Restaban siete segundos para el final y Haynes tenían dos tiros libres para ganar y falló los dos. Más difícil todavía. La posesión continuó siendo para el Alerta. Haynes pidió el balón y se resarció con un magnífico tiro en suspensión sobre la bocina que otorgaba la victoria para el conjunto cántabro. La magnífica progresión del Alerta le sirve para llevarse el triunfo y dejar cada vez con más dudas al Tenerife Rural.