El Tenerife no puede seguir perdiendo fuelle.

Volver
07/03/2008
Los blanquiazules quieren olvidar frente al Cantabria de Richi Guillén las dos últimas derrotas


J.A. Felipe
La Laguna

No es una final, pero es muy importante. Las dos últimas inesperadas derrotas del Tenerife Rural, ante Burgos y Gandía, hacen del encuentro de esta noche frente al Cantabria Lobos, Santiago Martín, 21.00 horas, casi una necesidad si los tinerfeños quieren seguir pensando en los puestos de play offs que den ventaja de cancha y para, sobre todo, conseguir que el pesimismo no crezca en su afición, bastante dada a ello.

La derrota frente a Burgos fue un accidente, fruto quizás de la relajación de los tinerfeños como reconoció Francis Sánchez. El encuentro en Gandía fue una trampa para los de Rafa Sanz. Los valencianos supieron plantear un partido incómodo para un equipo que terminó desquiciado ante la impotencia de poder remontar a un equipo que, hombre por hombre, es inferior al Tenerife.

El técnico cordobés no quiere volver a caer en errores que deben quedar en el pasado. Ayer en rueda de prensa advirtió que espera que sus jugadores "no se lleven a engaño con un equipo que no es el de la primera vuelta en Santander. Han fichado a un jugador como Saunders que nos puede hacer mucho daño".

Cantabria se presenta como un equipo extraño. Generalmente más marcado por cuestiones extra deportivas, más esta temporada, que por el rendimiento en la pista. Del equipo que el año pasado logró la primera plaza de la liga regular sólo queda Borja Larragán, y a pesar del fichaje estrella, Richi Guillén para este año, los santanderinos no han sido el equipo competitivo que se imaginaba.

Con Camps y el ’superviviente’ Larragán como bases, Los Lobos son ahora más previsibles que a principio de temporada. Después de la baja de ’Betinho’, que no llegó a explotar pero que tiene unas condiciones extraordinarias para el juego, el ’MVP’ Guillén queda prácticamente como único referente en ataque de los suyos. De sus manos salieron los lanzamientos que comenzaron la remontada el pasado fin de semana frente a La Palma, y por las mismas pasa también gran parte de su poder reboteador. El norteamericanoEdmud Saunders llegó a mitad de temporada para ayudar en la zona y lo ha logrado. Sin grandes alardes aporta puntos y rebotes y junto a Poves y Johnson forman, a día de hoy, el cuartero que más problemas puede dar por parte cántabra.

En el Tenerife, aparte del omnipotente Antwain Barbour, se confía en la recuperación de jugadores como Diego Guaita o el base Pedro Llompart, además de que Alfons Albert, que dejó buenas sensaciones en su debut en tierras valencianas y Gimel Lewis puedan poner al servicio del equipo un poder claro de intimidación que no ha tenido el trinitense en los dos últimos encuentros disputados.