El Ciudad de La Laguna quiere darle el mejor sabor a su Copa.

Volver
06/03/2020

 La escuadra de Claudio García se estrena en la competición del KO con el duelo ante un Valencia al que ya venció dos veces.

 

Las jugadoras de Claudio García, durante el día de atención a los medios. Sergio Méndez
Las jugadoras de Claudio García, durante el día de atención a los medios. Sergio Méndez

 

El Clarinos Ciudad de La Laguna disfrutará hoy de la mayor experiencia de su corta historia deportiva. El conjunto que entrena Claudio García se ganó por méritos propios estar en la fase final de la Copa de la Reina, competición en la que se estrenará esta tarde (19.30 horas) ante el Valencia Basket.

No valen los antecedentes, no sirven los favoritismos, son 40 minutos para buscar el pase a las semifinales. Ganó los dos partidos de la competición regular el conjunto lagunero. Lo hizo con holgura y un gran baloncesto en el Santiago Martín (75-58) y repitió en terreno taronja hace apenas unos días (69-71) con el equipo más que mermado.

Una vez que esos efectivos que no estuvieron en Valencia ya están meridianamenmte recuperados, el Clarinos afronta el choque de hoy con ganas de “disfrutar al máximo de todo lo que nos queda”, tal y como reconocía su técnico en la jornada de puertas abiertas que el club organizó a comienzos de esta semana.

Llega en buen momento de forma la escuadra lagunera a esta confrontación copera en la que tendrá que superar a un rival con mucho potencial. Y es que los dos triunfos ligueros no deben ocultar que el Valencia Basket es un señor equipo, con jugadoras con capacidad anotadora desde todas las posiciones y buenas defensoras.

 
 

Las laguneras siguen siendo la revelación de la temporada aún habiendo perdido esa frescura del tramo inicial donde compitieron a un excelente nivel. Sus posibilidades vuelven a pasar por el rendimiento que puedan ofrecer como colectivo y, de paso, por el acierto que tengan dos jugadoras como Tanaya Atkinson y Lyndra Weaver.

Las valencianas tienen en sus filas el talento de Queralt Casas, Anna Gómez y Tamara Abalde, y el extra de motivación que les infunde su técnico, Rubén Burgos, pero no hay mejor arma que la ilusión y en eso nadie le gana a las de Claudio García. “Esperamos llegar bien al partido porque venimos de una semana rara, con lesiones y gripes”, señalaba el técnico lagunero que entendía que la única presión que tienen es la de “disfrutar”, porque “nadie sabe si esto se podrá repetir en el futuro” y la cita es un premio.

Para el entrenador hay dos favoritos claros al título, que son Girona y Perfumerías Avenida, “las primeras por su trayectoria y cómo están compitiendo en la Liga y en Europa, y las segundas por jugar en casa, que eso da muchas papeletas para ganar”, señalaba.

 

Su colega Rubén Burgos reconocía que su equipo llega bien a la Copa después de “haber pasado un momento duro en el mes de enero, con lesiones, viajes duros, rivales complicados y derrotas, pero hemos fichado y recuperamos a Reisingerova”.